Escribe para buscar

Informe COPE: Franganillo, Oliver, Robert, Vekic… y la inestabilidad perpetua del Extremadura

Compartir

No hay un solo día de paz en el Extremadura. La historia de la entidad azulgrana da para producir una serie con un sinfín de capítulos desde su fundación en el verano de 2007, pero, especialmente y con gran interés informativo, desde la llegada de la familia Oliver a finales de 2016.

Aunque Oliver sea el pasado…; y cuando parecía que se dejaban atrás los culebrones mediáticos que tanto daño le han hecho a la imagen de la entidad y a Almendralejo… pues se vuelve a las andadas, erre que erre.

Hace unos días, tras la consecución del ascenso a la primera división de la RFEF -todo un ‘milagro’ teniendo en cuenta la crítica situación económica de la SAD-, el primer capitán, Kike Márquez, se despachaba con unas declaraciones en las que decía que los inversores (Ramón Robert y Zoran Vekic) habían “engañado” a la plantilla y que Manolo Franganillo “se estaba dejando el alma por este club”.

Resulta contradictorio que Kike Márquez sentenciara a Robert y Vekic cuando unas semanas antes la plantilla del Extremadura había denunciado los impagos a través de la AFE con un comunicado que metía en el mismo saco a los anteriores dirigentes y a los actuales, incluido, por supuesto, el propio Franganillo.

Más comedido y más ‘listo’ fue el técnico Manuel Mosquera, unas horas después, cuando declaró: “Manolo, Ramón y Zoran llevan mucho tiempo trabajando para dar estabilidad. Nos gustaría que fuera pronto, urgente. Me gustaría que fuera una balsa de aceite, pero no ocurre”.

También hay que recordar la salida de tono del presidente, tras la publicación del comunicado de la plantilla, cuando soltó aquello de que iba a “disolver” el club, a hacerlo “desaparecer”, aunque finalmente pidió perdón por el exabrupto.

Robert y Vekic han salido al paso de los últimos acontecimientos. Aunque no se habían pronunciado desde la presentación del nuevo proyecto, y habían mantenido una línea de mesura y prudencia, las declaraciones de Kike Márquez les han obligado a salir a la palestra, y lo han hecho sin sobresaltos pero dejando algunas ‘perlas’ entre líneas.

En primer lugar, en un comunicado hecho público el pasado sábado, advierten de que las declaraciones realizadas por Franganillo y Kike Márquez tienen un “efecto directo” en las actuaciones que se están llevando a cabo para “enderezar” la situación de la empresa y recuerdan que su llegada se produjo “a petición” del presidente “sin necesitarlo nosotros”.

El plan de acción, según reza la nota, se focalizó en dos vertientes: la económica y la deportiva. Sobre la primera, Robert y Vekic dicen que “no somos nosotros precisamente los causantes de la misma”. En el comunicado también se puede leer que a cambio de todo el esfuerzo hecho para darle viabilidad al club se ha puesto en juego su prestigio, “con declaraciones interesadas, opiniones inducidas, y se nos acuse de haber engañado a los jugadores, habiendo tratado de mostrar la máxima transparencia de la situación”.

Robert y Vekic hablan de unos acuerdos con confidencialidad de las partes: “Hemos cumplido con nuestras obligaciones. Vamos a respetar la confidencialidad, pero no sin exigir su cumplimiento. Con las declaraciones de las últimas semanas se han pasado las líneas rojas de la falta de decoro, el incumplimiento y la falsedad por parte de aquellos que no piensan en el bien del club y que solo generan tensión y pretenden boicotear en los medios el trabajo que se hace de puertas adentro”.

Robert y Vekic añaden que “hasta la fecha nos hemos mantenido en silencio, centrados en nuestra labor y realizando las labores y gestiones a las que nos hemos comprometido; otros no pueden decir lo mismo. Pero el respeto al club y su gente, y la defensa de nuestro prestigio personal y profesional, nos obliga a emitir este comunicado para dejar bien claro que no permitiremos que nadie ponga en duda nuestro buen hacer profesional atribuyéndonos conductas que corresponden a otros; y que, en caso contrario, tendremos que actuar en las vías que correspondan para pedir el cumplimiento y el respeto a la confidencialidad de los acuerdos alcanzados como consecuencia de nuestra llegada al club, así como para proteger nuestra imagen y nuestro honor; y actuaremos contra aquellos que realizan declaraciones y contra los que, desde cualquier estamento, las instigan”.

A tenor de lo expuesto, Robert y Vekic hablan de  “declaraciones interesadas y opiniones inducidas”. La pregunta es: “¿Ha hablado Kike Márquez en nombre propio y de la plantilla o se ha enviado este mensaje a través de él?

Lo cierto es que en una fecha concreta esos acuerdos se harán efectivos, o no; porque hay que recordar que, a día de hoy, Manolo Franganillo tiene el 100 por 100 de las acciones. El presidente azulgrana le compró a Oliver su 50 por ciento para luego vender un porcentaje y dar entrada a un inversor. De cumplirse el acuerdo, ¿quedaría Franganillo en minoría? ¿Ha dado un giro Franganillo a la vista de que el equipo  se ha metido en la PRO y tiene opciones de jugar la fase de ascenso? ¿Tiene un nuevo inversor?

Habrá que esperar acontecimientos, pero todo está en ese acuerdo, con cláusula de confidencialidad, entre Franganillo y Robert y Vekic. No hay que olvidar que Franganillo, en la presentación de Rober y Vekic, afirmó: “Para mí no se inicia una etapa ilusionante sino lo siguiente, y de la que queremos hacer partícipe a la afición, a la que pido que confíe en la gente que estamos en el club y que queremos hacer del Extremadura un club referente en la región”.

Cuando llegue el día D (fecha de entrada en vigor del acuerdo), ¿pasará un porcentaje de las acciones a Robert y Vekic y estos inyectarán dinero en la SAD? Se admiten apuestas.

Etiquetas::

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.