Escribe para buscar

El Extremadura y su mundo distópico

Compartir

El Extremadura protagonizó este lunes uno de esos episodios que quedarán para los anales del despropósito. El club, que está intervenido por un administrador concursal, se encuentra en una situación crítica, con un futuro negro, a no ser que haya un giro inesperado.

Ayer, un nuevo capítulo, con un comunicado de la plantilla, a través de la AFE, que cayó como una bomba.

Jugadores, cuerpo técnico y trabajadores denuncian los impagos por parte del club señalando a Franganillo, Robert y Vekic y añadiendo que la situación es “insostenible”. A día 10 de este mes, se les deberán tres nóminas. Exigen a los responsables “que dejen de engañarnos, cumplan con su palabra y paguen. Hemos dado mucho margen al club, hemos tenido mucha paciencia, pero no podemos esperar más a ver solucionados nuestros problemas”. Los afectados mencionan en la nota que habían mantenido más de 10 reuniones, sin éxito. También citaban las 17 denuncias por impagos presentadas la pasada temporada, lo que imposibilitó que el club pudiera fichar en el mercado invernal. “No sabemos dónde está el dinero de la ayuda del descenso, que debería haber servido para dar estabilidad al club esta temporada. Es algo que no entendemos”.

Ya por la tarde, Franganillo se despachaba con unas declaraciones en MARCA en las que decía: “Tengo el 100% de las acciones y voy a llevar al club a la liquidación, que el Extremadura desaparezca. Me ha fallado gente del club. He perdido la ilusión por un club que fundé en 2007. Les di mi palabra a los jugadores y la he incumplido por dos días. Hoy (por ayer) les iba a ingresar el dinero. No quiero ni venderlo, que desaparezca. No quiero saber nada de fútbol».

Esas declaraciones hechas en caliente y en un medio nacional han incrementado la onda expansiva, hasta el punto de que la Federación de Peñas del Extremadura ha mostrado su “sorpresa, repudio y malestar” por las palabras de Franganillo. En un comunicado añaden que de llegar a la disolución “emprenderemos acciones para preservar el derecho de nuestros abonados”. En el comunicado se posicionan al lado de la plantilla y trabajadores: “Nuestro máximo respeto… Agradecemos su profesionalidad, aun sabiendo por la situación que el club atraviesa”. Especialmente duro es el comunicado con Franganillo: “Después de tantas idas y venidas, infinidad de mentiras y actos que nos avergüenzan profundamente, que solo han conseguido manchar el nombre de nuestro club, viene este, al parecer, último capítulo de nuestra historia”. A pesar de la carga emotiva que tiene para Almendralejo el Extremadura, por lo que ha representado históricamente, tanto el CF como el UD, no hay que olvidar que estamos hablando de una Sociedad Anónima Deportiva, en la que el 100 por 100 de las acciones son de Franganillo, tras comprarle un 50 por ciento a Oliver.

Pero la jornada de este lunes aún nos iba a deparar otro sobresalto.

Pasados unos minutos de las 9 y media de la noche, la jefa de prensa del Extremadura publicaba una carta de Franganillo en el grupo de periodistas en Whatsapp que borró inmediatamente, y que incluso había sido publicada en redes. 

En la carta, Franganillo pide perdón por sus errores y apoya el comunicado de la plantilla y trabajadores del club, para añadir: “No voy a dejar abandonado a nadie que dé la cara por este proyecto… Solo reprocho al que haya dudado de mi honestidad y mi palabra. La cumpliré como siempre antes. Liquidar al Extremadura es liquidar mi alma, mi honor y romper el corazón de la mejor afición del mundo”.

Hay que recordar que desde el pasado 5 de febrero el Extremadura está inmerso en un concurso de acreedores. Un administrador concursal está al frente de la SAD.

Lo cierto es que la situación creada es, sencillamente, lamentable en una semana clave para el futuro del equipo y del club. El domingo, el Extremadura se la juega en Mérida. Esperemos que lo que está sucediendo en estas horas no pase factura en el terreno de juego, aunque el devenir de los acontecimientos no invita al optimismo.

Etiquetas::

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.