Escribe para buscar

La Comunidad de Labradores, sobre el regadío: «Está todo paralizado»

Compartir

El ministro de Agricultura, Luis Planas, anunciaba la implicación del Gobierno de España en los regadíos de Tierra de Barros y aseguraba que iban a entrar en su financiación. Lo decía el 23 de enero del año 2019 y hoy «está todo paralizado», según ha contado en COPE Extremadura Juan Antonio Álvarez, de la junta directiva de la Comunidad de Labradores de Almendralejo.

«Vamos en el mismo sentido y espero que muy pronto podamos concluirla. Ahí están los trabajos que estamos efectuando entre Junta y Gobierno y eso significará que el Gobierno de España se implique financieramente en el proyecto de ese regadío. Yo creo que es un salto muy importante», decía el ministro Planas en el marco de la inauguración de AGROEXPO 2019 en FEVAL. 

Casi un año después «no sabemos nada». Juan Antonio Álvarez ha asegurado hoy en COPE que «sólo tenemos la promesa del Ministerio, pero estamos como empezábamos», aunque sí ha reconocido que por parte de la Junta de Extremadura se está elaborando el proyecto. 

«No tenemos constancia absolutamente de nada», asegura Álvarez. Entre las excusas recurrentes el hecho de encontrarnos con un gobierno en funciones. Algo que no comparte este representante, ya que tienen reciente el último mazazo del Gobierno central sobre las nuevas producciones de viñedo para cava tras la resolución de la Denominación de Origen, situada en Cataluña. «Han estado tomando decisiones en funciones en contra de los intereses extremeños. Para una cosa están en funciones y para otras no», critica. 

IMPORTANCIA DEL PROYECTO

El proyecto de regadíos de Tierra de Barros beneficiará a 12 municipios de la comarca y de la zona centro de la región ocupando un total de 15.000 hectáreas. Según las primeras estimaciones, su coste rondaría los 198 millones de euros, algo que se tiene que concretar cuando se conozca el proyecto en su totalidad.

Una financiación que estaría repartida a partes iguales entre la Comunidad de Regantes, la Junta de Extremadura y el Ministerio, si finalmente el Gobierno central entra en este proyecto para costearlo. Para ello tienen que aprobar en Consejo de Ministros la declaración de ‘proyecto de interés general’ que posteriormente debe ser refrendada en el Congreso de los Diputados. 

Juan Antonio Álvarez defiende la importancia del proyecto porque ayuda a fijar población en el entorno rural «en estos tiempos que tanto se habla de la España vaciada», además de crear riqueza en la zona y en la renta de los agricultores beneficiados. También recuerda que «hay 1.500 agricultores dispuestos a poner dinero de sus bolsillos» para que esta reivindicación histórica vea la luz cuanto antes. 

LA JUNTA PREPARA EL PROYECTO

El pasado 12 de diciembre se celebró una reunión informativa en la sede de Caja Almendralejo a la que asistieron los adscritos a la Comunidad de Regantes y en la que el secretario general de Población y Desarrollo Rural de la Junta, Manuel Mejías, explicó que el proyecto definitivo será una realidad «antes del verano». Además anunció que en el documento final incluirá una planta fotovoltaica que abastecerá de energía a la comunidad de regantes. 

El pasado 20 de diciembre la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García, informaba que se ha dado el último paso previo a las obras con la licitación de la redacción definitiva del proyecto de regadío Tierra de Barros por un importe de casi un millón de euros. García indicaba que el presupuesto básico de licitación salía con un importe de 1.700.000 euros y se han presentado ocho empresas de todo el país.

En 12 meses, ‘’este proyecto debe estar redactado y a partir de ese momento hay que ponerse manos a la obra, nunca mejor dicho, ya no tiene marcha atrás’’ ha agregado. La consejera ha reiterado que, desde hace más de tres años, la comunidad de regantes de Tierra de Barros y la Junta de Extremadura trabajan ‘’codo a codo’’ para convertir en realidad un ‘’gran proyecto’’ como es llevar riegos de apoyo para el olivar y la viña a casi 15.000 hectáreas en Tierra de Barros.

Begoña García manifestaba que el proyecto básico medio ya indicó que el 63% de la superficie regable está dedicada al olivar y el 36% a la vid y que la superficie media de la parcela es de 2,2 hectáreas por finca, y por tanto, las obras del regadío de Tierra de Barros deben ser declaradas de interés general por el Gobierno de la nación y debe participar en su financiación con un tercio de los costes, la Junta con otro tercio y los regantes, con el tercio restante. ‘’Eso mismo pedimos al anterior Gobierno; y a la vista está que no lo hizo y eso mismo, pedimos a este Gobierno, y esperamos que ahora lo haga realidad’’, apuntaba la consejera.

Etiquetas::

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.