Escribe para buscar

Tags: ,

Más de 85 empleados, en riesgo de perder sus trabajos en Konecta

Compartir

Entre 85 y 90 trabajadores están en riesgo de perder sus puestos de trabajo en el ‘call-center’ Konecta de Almendralejo, según denuncia la Federación de Servicios Movilidad y Consumo de UGT (FeSMC-UGT) en Extremadura. La empresa ha informado este pasado miércoles su intención de suspender colectivamente los contratos e iniciar un periodo de negociación colectiva con los sindicatos de la empresa después de que la compañía Jazztel haya decidido rescindir su contrato con la plataforma, tal y como ha apuntado el mismo colectivo sindical. 

La interrupción del servicio de llamadas para Jazztel con el centro almendralejense se hará efectiva a partir del próximo 15 de septiembre. Ante esta circunstancia, la empresa ha comunicado al sindicato su intención de proceder a una “suspensión colectiva de contratos de trabajo” que afectará a los trabajadores indefinidos que la compañía tenía en este servicio a Jazztel. 

Desde aquí al próximo 28 de agosto, se constituirá una comisión negociadora en la que estará presente la sección sindical de UGT, entre otras fuerzas con representación en el comité de empresa de Konecta, según establecen los artículos 41.7 y 47 del Estatuto de los Trabajadores. “Hago un llamamiento a la empresa para que garantice los puestos de trabajo ante este conflicto colectivo”, ha asegurado Flor Gallego, responsable del sector de oficinas de la FeSMC-UGT en Extremadura. 

Desde la Federación resaltan cómo esta medida ha llegado después de la escalonada reducción de plantilla que trabajaba en la atención de llamadas de Jazztel en los últimos meses. Esto ha provocado una precarización cada vez más acusada del servicio que Konecta prestaba a la compañía telefónica, pese al constante esfuerzo de los empleados por intentar mantener la calidad del servicio. 

El posible despido de los más de 85 trabajadores pondrá fin a un contrato que Konecta inició con Jazztel el pasado 2012. Supondrá además la pérdida de un considerable volumen de la plantilla en un centro que suma 355 empleados y que es la principal empresa empleadora en Almendralejo, una localidad de 33.468 habitantes y en el que el 21,78% de la población está en paro, según datos del pasado mes de julio. 

Los afectados por esta posible suspensión de contrato prestaban servicios de atención al cliente y venta telefónica. Se trata de una plantilla que se caracteriza por su juventud y la experiencia adquirida tras más de siete años de andadura. De los más de 85 trabajadores, unos con contratos indefinidos y otros fin de obras y conuna media de 30 años, un 70% son mujeres y el 30%, hombres. 

Muchos de estos empleados tienen familias a su cargo, lo que hace más acuciante la situación de indefensión e inseguridad a la que en estos momentos se ven sometidos, según ha puntualizado la FeSMC-UGT. “Desde UGT lucharemos por mantener la empleabilidad del centro”, ha defendido el sindicato ante la negociación colectiva que se inicia ahora con Konecta.

Etiquetas::

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.