Escribe para buscar

La Guardia Civil desmanteló en Nogales y Solana de los Barros dos plantaciones de marihuana con defraudación de fluido eléctrico

Compartir

La Guardia Civil, en dos actuaciones no relacionadas entre sí, instruyó diligencias a tres vecinos de las localidades pacenses de Nogales, Torremejias y Solana de los Barros, por los supuestos delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

Dentro de los dispositivos de servicios establecidos para prevenir el cultivo de marihuana, la Guardia Civil de Santa Marta averiguó la acción delictiva de un vecino de la localidad de Nogales, quien presuntamente se estaría dedicando a esta actividad en el interior de una nave del citado municipio.

Tras las pruebas incriminatorias dentro de una nave propiedad del ahora investigado, el pasado martes se efectuó el registro de la misma, hallando en su interior un invernadero perfectamente acondicionado para cultivo, con 217 plantas de marihuana. Estas instalaciones contaban con enganches ilegales a la red eléctrica con el objetivo de obtener energía para aparatos, máquinas, transformadores y material para el desarrollo de las mismas.

Fruto del dispositivo de vigilancia, se pudo comprobar como un miembro de su familia se desprendía de cuatro bolsas de basura, arrojándolas al exterior. Inspeccionadas éstas, contenían un total de 5 kilos de marihuana seca perfectamente preparadas para su distribución y venta. 

En la otra actuación llevada a cabo en Solana de los Barros, la Guardia Civil, sospechaba que en una casa de campo, dentro del mismo término municipal, pudieran estar dedicándose al cultivo de plantas de marihuana, ya que en las continuas inspecciones llevadas a cabo desde el exterior del vallado perimetral, se observaba como a través de las persianas se filtraba luz artificial permanentemente.

Fue en la madrugada del pasado sábado, cuando los agentes identificaron a los responsables de la vivienda, dos vecinos de Solana de los Barros y Torremejías, que al percatarse de la presencia policial habían intentado ocultar cuatro bolsas conteniendo unos 30 kilos de plantas de marihuana. Plantas que habían sido cultivadas en el interior de la vivienda, en un invernadero perfectamente acondicionado para su desarrollo, en cuyo registro e inspección, se pudo comprobar al igual que en la otra actuación, que contaban con enganches ilegales a la red eléctrica con el objetivo de obtener energía para aparatos, máquinas, transformadores y material para el cultivo y desarrollo de las plantas, por lo que los dos vecinos pacenses han sido investigados por un delito de cultivo de marihuana y defraudación de fluido eléctrico. 

Ambas diligencias instruidas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Almendralejo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.