El gobierno local insite en que el nuevo PGM “está metido en un cajón” y añade que la Comisión de Urbanismo “nos da largas”

0

¿Se imaginan que desapareciera el bloque de viviendas de la calle Mérida conocido como ‘El muro’?

El portavoz del gobierno local y primer teniente de alcalde, Luis Alfonso Merino, ha salido al paso de las declaraciones de la directora general de Urbanismo y Ordenación del Territorio, Eulalia Moreno de Acevedo, en Cope Almendralejo, en las que decía que el Plan General Municipal de Almendralejo (PGM) “no está metido en un cajón” como indicó el alcalde hace unos días, calificando de “acusaciones bastante graves” lo dicho por el primer edil.
Además, señaló que los técnicos de la Junta y el equipo redactor del PGM han estado “trabajando en equipo” para resolver cuestiones técnicas que aún hay que cerrar: unas están relacionadas con diferentes puntos de vista y otras están sometidas a la legislación.
Merino, en La Rebotica de Cope, ha afirmado que “hay que ser más serios y no sentirnos ofendidos repentinamente”. Para el portavoz del gobierno local, “el alcalde vino a expresar nuestro sentimiento de impotencia porque la dirección general no termina de tramitar el documento. Yo comparto que lo tienen en un cajón, y tenemos elementos para creer en ello”.
Merino ha añadido que “lo que menos genera el documento es conflicto: cuando se apruebe se aprobará porque así lo han querido los ciudadanos y porque cumple con todos los fundamentos técnicos y jurídicos”.
El 5 de junio de 2017, se entregó formalmente a la Comisión de Urbanismo por última vez; el 6 de julio, hubo un contacto entre los técnicos regionales y el equipo redactor. Desde entonces, a pesar de los numerosos requerimientos del Ayuntamiento de Almendralejo, “no ha habido avance. No se trabaja conjuntamente con el equipo redactor, porque no ha habido ninguna reunión desde el 6 de julio. Nos dan largas”.
Lo que más llama la atención de la intervención de Merino en La Rebotica del pasado viernes es que “por parte del técnico de la Junta hay cosas que se nos quieren imponer”.
Merino ha puesto como ejemplo que “en la calle Mérida, se ha previsto reducir las intensidades edificatorias porque el casco urbano no sostiene tanta edificabilidad. Las que están construidas con el plan vigente y que superan esas determinaciones quedan en un régimen fuera de ordenación; y el técnico de la Junta pide que hay que provocar que desaparezcan”. Se está refiriendo al bloque de viviendas conocidas como ‘el muro’. O desclasificar los terrenos en los que está construida la industria Nanta, “que lleva ahí toda la vida”.
Para Merino, “el técnico de la Junta pretende fiscalizar todas las decisiones municipales con relación al urbanismo que ha habido en los últimos 20 años”.

Compartir.

Sobre el autor

Deja una respuesta